LA ESCUELA DE LOS ANIMALES – CUENTO

LA ESCUELA DE LOS ANIMALES – CUENTO

Cierto día se reunieron los animales en el bosque y decidieron formar una escuela.
Había un conejo, un topo, un pájaro, un pez y una ardilla, los cuáles formaron el consejo de Educación.
El conejo insistió que el correr debía formar parte del programa escolar.
El topo inmediatamente levanto la mano y dijo que el excavar era importante para el P.A.
El pájaro propuso que el volar se incluyera también en el programa.
Por su parte, el pez opinó que la natación debía estar incluida en el currículum escolar.
En tanto que la ardilla planteó la importancia de que figurara dentro de los contenidos educativos el escalado perpendicular de árboles.
De esta forma fueron diseñando el programa escolar y establecieron que todos los animales tenían que aprender todos los contenidos que habían elaborado.
Aunque el conejo obtenía una calificación de “A” en correr, el escalado perpendicular de árboles le representaba un verdadero problema, y continuamente se caía.

 

Muy pronto , paso a sufrir una especie de daño cerebral y ya no podía correr más. Sus calificaciones, que siempre habían sido de “A” en correr, bajaron a “C” y  naturalmente siembre obtenía un literal “D” en escalado perpendicular.
El pájaro realmente era maravilloso para volar. Pero cuando se trataba de excavar en la tierra no lo hacía muy bien. Así se rompía el pico y las alitas. Pronto estaba sacando “C” en volar y “E” en excavar y en escalado perpendicular de arboles también era aplazado en cada evaluación.

 

Todos tenían una habilidad única en la que eran realmente brillantes, pero al no ser efectivos  para todas las materias comenzaron a sentir frustración.
Al no llenar expectativas empezaron a sentir que, en realidad, no eran lo suficientemente hábiles. De este modo , no sólo fueron perdiendo confianza en sí mismos sino también sus capacidades innatas.
MORALEJA: ¿Cuántas veces sucede lo mismo con nuestros alumnos ?. Al manifestarles nuestras expectativas, al exigirles ser ” muy buenos en todos”, al no reconocer que cada ser tiene capacidades y habilidades diferentes y únicas, provocas en ellos la pérdida de confianza en sí mismos. en lugar de ayudarlos para que emerjan y desarrollen sus potencialidades, los etiquetamos, los coartamos en sus aprendizajes y no les permitimos que crean en sí mismos y en sus propias capacidades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *