Barcelona vs PSV en DIRECTO HD champions league

l Barça tiene ganas de Champions. El cuadro azulgrana ha marcado esta competición como el objetivo prioritario de la temporada. No se esconden en airear sus deseos. El más claro de todos ha sido la gran estrella del equipo. Leo Messi lanzó el mensaje al público del Camp Nou en su primer discurso como capitán. Unos días después lo repetía en una entrevista en Catalunya Ràdio: “Este año toca Champions”.

Los últimos años han sido decepcionantes. Un equipo que no se apeaba de las semifinales de la competición durante prácticamente una década cayó en los cuartos de final de manera consecutiva en las últimas tres ediciones. La más reciente, el varapalo que recibió el equipo en Roma, aún escuece. En eso coinciden todos: Bartomeu, Valverde y jugadores. Hay cierta obsesión en el club con esta competición y borrar Roma

Esos resultados han provocado que el Barcelona ya no sea considerado como el mejor equipo del mundo, algo que consiguió Guardiola y reeditó Luis Enrique con la última Copa de Europa culé. En siete años, el Barça solamente ha ganado esa Champions. En los anteriores seis había levantado tres.

Por si fuera poco, el campeón de las últimas tres temporadas de manera consecutiva ha sido el Real Madrid. Un dato que duele, y mucho, en Can Barça. Para la afición, que su equipo no compita por el título es grave, pero ver cómo su enemigo número uno se lleva tres seguidos es de difícil digestión.

Con la Champions en el punto de mira, el equipo inicia su andadura esta temporada. No será tarea fácil porque el equipo de Valverde está encuadrado en el grupo de la muerte con Inter, Tottenham y PSV, el rival de esta noche. No hay espacio para la relajación. Todos los puntos son importantes y cualquier error inesperado se pagará caro. En teoría, el partido de esta noche es el más fácil al que se enfrentan los azulgranas en la liguilla. Todo lo que no sea ganar se considerará una debacle. Valverde cuenta con un Camp Nou que en esta competición es un auténtico fortín. Desde la derrota frente al Bayern en 2013, el equipo azulgrana ha disputado 26 partidos en casa con una estadística demoledora: 24 ganados, dos empatados, ninguno perdido, 81 goles a favor y sólo 13 en contra. Unos datos que asustan a cualquiera.

Además, cuenta con su once de gala. Tiene a todos sus efectivos a disposición con Messi a la cabeza. Enfrente estará el PSV, un equipo entrenado por el ex azulgrana Van Bommel. Y vienen con una excelente racha de siete partidos consecutivos ganados. Eso sí, la Champions no es la liga holandesa.

El factor Suárez

A quien esperan es al uruguayo. Después de tres partidos (Supercopa, Alavés y Valladolid) en los que estuvo lejos de su mejor versión, Luis Suárez lleva otros tres choques en los que poco a poco ha recuperado el tono físico y también lo que le define como futbolista: su olfato goleador. El charrúa marcó dos tantos en la goleada que el Barça le endosó al Huesca en el Camp Nou (8-2). Luego, en el parón FIFA, dio continuidad a la racha con otro doblete frente a México en un amistoso. Y finalmente, en la sufrida victoria en Anoeta, marcó el tanto del empate.

El punto de partida es ideal para que Luisito recupere también el instinto perdido en la Champions, donde los números que cuajó la temporada pasada estuvieron muy lejos de lo que se espera de él. Suárez sólo metió un gol en 10 partidos continentales. Fue en la ida de cuartos contra la Roma. Antes, en los ocho choques precedentes de liguilla y octavos de final, se había quedado sin marcar. Tampoco fue bueno su balance en la Champions 16-17, donde hizo tres goles en nueve partidos, dos de ellos en el estreno contra el Celtic (7-0) y otro más en la histórica remontada frente al PSG (6-1). Los números son discretos para un futbolista que en sus dos primeros cursos en el Barça anotó ocho y nueve goles en la máxima competición, siendo decisivo en la consecución del título en 2015 contra la Juventus, donde sumó un gol. El choque contra el PSV es especial para Suárez porque será el número 50 de su cuenta en la Champions.