Sevilla vs Real Madrid EN DIRECTO , por internet

uelve el Madrid al Pizjuán, o lo que es lo mismo, regresan los blancos al estadio en el llevan dos temporadas fracasando, en el que ni siquiera el aura de Zidane sirvió al tricampeón de Europa para arrancar los tres puntos de la bombonera de Nervión, que ante el Madrid ruge de forma siempre especial, el campo en el que más sufre el Madrid en la historia reciente de la Liga.

Vuelve al Madrid al Pizjuán, o lo que es lo mismo, retorna a Nervión Sergio Ramos, que las ha tenido de todos los colores en su antiguo estadio: goles, autogoles, Panenkas, chilenas, lesiones… y siempre la animadversión de una grada que parece olvidar con facilidad las salidas con destino al Barcelona, pero que sigue sin digerir la espantada del camero rumbo al Real Madrid, hace ya 14 años. Mucho tiempo, pero las heridas entre ambas partes se mantienen abiertas y los últimos duelos entre Madrid y Sevilla en el Pizjuán no han hecho sino echarles más sal y pimienta.

Vuelve el Madrid a casa del Sevilla, el club que primero se interesó por Mariano, la entidad que llegó a un acuerdo con el Olympique de Lyon y con el propio jugador, acuerdo que posteriormente rompería el Madrid en virtud de una derecho de tanteo con el que alguien no contó hasta que era demasiado tarde. Llega a Sevilla un Mariano que pudo ser jugador hispalense pero que no lo dudó cuando el Madrid se cruzó en su camino, dejando al Sevilla compuesto y sin 9.

Y vuelve el Madrid también a una ciudad de Sevilla que ahora es la casa de Pablo Machín, el entrenador que infligió al equipo blanco una de las derrotas más sonrojantes de la temporada 2017-18. Por entonces, el técnico soriano dirigía al Girona, que tuvo la osadía de tumbar al Madrid en Montilivi, alejando a los blancos de la posibilidad de luchar por el título de Liga y dejando muy maltrecha la imagen del grupo merengue. Como tantas otras veces, la Copa de Europa acudió al rescate del Madrid para salvar una temporada que, a nivel doméstico, dejó muchas más sombras que luces.

Un Sevilla enchufado

Por parte del Sevilla, en esa montaña rusa que se ha convertido el estado de ánimo del sevillista de unos años a esta parte, aparece un Real Madrid al que se le suele atragantar el Sánchez-Pizjuán y que el hincha nervionense vive con una intensidad sólo un escalón por debajo de su derbi. Se le tienen ganas al Madrid y esperan que los hombres de Pablo Machín salgan enchufados, sin medias tintas.

Tratará el Sevilla de aprovechar esa inercia positiva de los dos últimos partidos, donde además de sumar dos victorias, ha finalizado sus encuentros con goleadas, hasta sumar once goles en 180 minutos. Con esa confianza en sus delanteros y en las capacidades del equipo para generar peligro, Pablo Machín trata de dibujar cómo será el partido ante el conjunto que dirige Julen Lopetegui. El once de siete hombres de ataque que saltaron al Ciutat de Valencia puede provocar una ruleta rusa de difícil pronóstico. La duda es protegerse atrás metiendo el poco músculo que tiene (por culpa de las lesiones) en el medio con Roque Mesa o seguir confiando en sus jugones, con un triángulo en el centro del campo entre Banega-Sarabia-Mudo Vázquez.

El técnico soriano va conociendo a su grada, lo que le gusta y les pide. Su dominio de la plantilla, también, es mucho mayor tras dos meses completos compitiendo. A día de hoy y mientras se ajusta al plan diseñado por él mismo, el diagnóstico es claro: el Sevilla tiene dinamita arriba y problemas serios atrás. Jugar con ambas variables y contando con el buen estado de forma de Tomas Vaclik, uno de los grandes fichajes del verano en Nervión, Machín no piensa renunciar fácilmente a jugar con dos delanteros que están de dulce, sobre todo Ben Yedder. El Sevilla sabe cómo hacerle daño al Real Madrid y tiene un plan. Frenar al equipo de Lopetegui es el que, sobre el papel, hace aguas.